Si estás aquí, que sea para algo

Esta entrada es fruto de la reflexión que hemos tenido hace unas horas en los Maristas, que como cada viernes ayuda a encarar la semana con otra perspectiva. Allí, ante la parábola de los talentos, me he dado cuenta de que ese ejemplo de hace tantísimos siglos sigue valiendo hoy, y algo así tenía que compartirlo por aquí.

Para empezar, el título de la entrada está escrito mal, pero a propósito. Debería ser simplemente un “estás aquí para algo”. Para algo el estudiante de Medicina no se marea al ver la sangre, y el de Filología destripa libros más por diversión que por necesidad. Negar nuestras cualidades es un auténtico sacrilegio, y negarse a explotarlas es pecar de egoísta empedernido, es pretender que disfrutar tú solo de eso que hemos recibido completamente gratis y que solo puede ser empleado para colaborar con los demás, donde sea (en un puesto de trabajo, en un voluntariado, en una simple ayuda puntual…). Curiosamente, una cualidad no puede sobrevivir sin ser compartida, pues la atrofia solo se impide mediante el ejercicio, y ejercitar una cualidad implica, casi siempre, compartirla: el médico nunca se desfasará mientras cure, el profesor no olvidará ni quedará atrasado mientras se mantenga dando clases, el deportista no perderá la forma mientras continúe peleando por el primer puesto… Y así hasta llegar a nosotros mismos, que no pararemos de ganar cualidades o mejorar las propias si, en lugar de atesorarlas bajo tierra, las explotamos siendo conscientes de que solo generan intereses cuando son trabajadas. Porque, ¿De qué sirve una gran voz si te niegas a cantar? ¿O una increíble habilidad para los idiomas si rehúsas hablar o escribir nada distinto a tu lengua? El miedo lo compartimos todos, por eso las cualidades solo se rentabilizan en los que saben ganárselo y merecerlo.

Pensándolo mejor, el título de la entrada no es tan erróneo. Pues, aunque no habría mentido, no es suficiente afirmar que estás aquí para algo, es necesario demostrar que realmente estás y, para eso, se precisa que todas las cualidades que guardas vean la luz. Por fin.

Anuncios

2 comentarios en “Si estás aquí, que sea para algo

  1. Como ya viene siendo habitual, una entrada brillante.
    Me gusta esa alusión a la Filosofía, madre de todas las sociedades y las ciencias, que utilizas en tus cavilaciones. Aunque me resulta muy curioso un dato: este “post” tiene claros tintes platónicos, por aquello de que la sociedad justa y perfecta es el fruto de la armonía entre las partes que la componen, esto es: el compendio de productores, guardianes y gobernantes que realizan las actividades que les son propias. Sin embargo, la filosofía y la moral cristiana se identifican más con las teorías aristotélicas revestidas de las aportaciones tomistas. Por lo tanto, ¿no es este un punto de vista diferente al que sueles contemplar habitualmente?
    De nuevo, te felicito por tus palabras.
    Saludos,
    Raquel.

    1. ¡Gracias por tu comentario, Raquel!
      En realidad, creo que esta entrada es la más religiosa de todas las que he escrito hasta ahora. Te explico por qué:
      La misma parábola de los talentos (Mt 25, 14-30) habla sobre la necesidad de explotar las cualidades que Dios nos ha dado, porque esas cualidades (aptitudes) nos han sido dadas para que desempeñemos una función específica. La Biblia insiste varias veces, en los propios evangelios y en muchos otros libros, en que hemos sido elegidos cada uno particularmente, y se nos ha dado una misión (médico, policía, político, sacerdote, profesor…) para que la sociedad funcione como debe teniendo siempre personas que se ocupen de cada una de las dimensiones que tiene. Evidentemente, Dios no se puede quedar con las manos cruzadas y nos regala nuestras cualidades y nos invita a ponerlas al servicio con una frase que a mí particularmente me encanta: “Dad gratis lo que gratis habéis recibido” (Mt 10, 8).
      No sé si he contestado a la pregunta. Si no, repítemela e intento darte otra respuesta 😉
      ¡Muchas gracias una vez más!
      Un saludo,
      Javier Sánchez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s