Disfraz de generoso

“- ¿Quiere un consejo gratis?

   – ¿Cuánto me va a costar?”

Esta vez seré breve. Hoy tocaba aprender cine, o cine y literatura, si atendemos al título de la conferencia. Y, en medio de las explicaciones de planos, tomas, directores de fotografía y vestuario, etcétera, ha aparecido un diálogo subtitulado que ha encendido la bombilla. El mismo que sirve de introducción a la entrada.

Aparentemente, otra incogruencia más, pero con muchísimo fondo. ¿O acaso podemos tirar la piedra porque estamos libres de no haber hecho nunca un favor “gratuito” esperando que el beneficiado nos favorezca mucho más en la próxima? Viéndola venir, el personaje de la película se anticipaba y preguntaba qué había realmente detrás de aquella generosidad inesperada (o también puede decirse: de aquel interés disfrazado).

Ciñéndome a la realidad, no creo que desaparezca inmediatamente esa falsa solidaridad, aunque, al menos, sí podía erradicarse la mentira que la cubre y le quita todo lo bonito que tiene. Porque se va en el envoltorio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s