Es más fácil ser amigos

deditosEnciendo la radio en el coche. Rusia y Ucrania, Israel y Palestina, corrupción… una larga lista de titulares en los que no aparece ninguna buena noticia. Todo es enfrentamiento, división, explotación… el deseo de buscarse a sí mismo y olvidarse de que quien hay enfrente vale tanto como yo, y que yo valgo más cuanto más lo miro.

Y escuchando todo esto recuerdo la mañana de ayer. Después de casi once meses, vuelvo a ver la cara de una amiga con la que he compartido más de siete años (risas, enfados, momentos, fotos y más de un perdón incluidos). Al reencontrarnos, misma sonrisa en las caras y mismas ganas de poner sobre la mesa todo lo que llevamos tiempo esperando que sepa el otro. Porque hay momentos que son tan grandes que no acaban de expandirse hasta que no das una parte de ellos, contándolo, a alguno de los que tienes cerca. “Para eso estamos” —repito cuando me dan las gracias— para hacer mayor lo grande, y más pequeño lo difícil.

Vuelvo a centrarme en lo que suena por los altavoces y me cuestiono si no será más fácil vivir siendo amigos, si no disfrutaríamos más de lo que tenemos y no expandiríamos más cada momento. Si no seríamos más altos ante los problemas y dejaríamos de solucionarlo todo con esa fuerza que solo sirve para aplastar sonrisas de los que sí han entendido el sentido de la vida. Fuerza que mandan los que se buscan a sí mismos y han olvidado mirar más allá. Fuerza que se cree tan fuerte que se ha quedado sin nadie en quien apoyarse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s