¿Depresión postvacacional?

septemberDe nada sirve intentar escapar: el 1 de septiembre ha conseguido llegar hasta nosotros sin que nadie ni nada haya podido impedírselo. Ni los buenos recuerdos, ni las grandes experiencias, ni las personas ni todo lo vivido y disfrutado en el verano 2014, que con la llegada de este nuevo mes languidece y amenaza con agotarse. No han sido suficiente el pasado para parar el presente, porque el presente se impone siempre, para bien, con nuevas oportunidades, nuevas ocasiones de corregir, revivir, mejorar o innovar.

Pensando acerca de este cambio de hoja en el calendario, se me ocurre que los meses son como la vida: en ellos se agolpan miles de vivencias, de caras, de corazones, de lugares, de momentos… pero ninguno de los que están atrás tiene la fuerza suficiente como para cambiar lo que ocurre ahora. Vivimos continuamente actualizándonos, disfrutando de un nuevo segundo que deja en nuestras manos el hacerle inolvidable. Lo mismo pasa con las personas: ¿Por qué conformarnos con una sonrisa a medias, con una confianza a medias, con un cariño a medias, con una conversación a medias… pudiendo hacer que este encuentro pase a formar parte del pasado con la satisfacción de haberlo exprimido al máximo? Lo que ha pasado es la mejor escuela para mejorar los que vengan, pero para eso hay que comprometerse a aceptar el poder del presente, del momento que vivimos, para cambiarnos a nosotros mismos y a los que tenemos alrededor.

Es relativamente cómodo vivir con los ojos puestos en el pasado, pero las sonrisas pierden frescura cuando salen siempre del mismo recuerdo, y los errores no quedan salvados hasta que no nos concedemos una ocasión para corregirlos.

“Precisamente tu vida interior debe ser eso: comenzar… y recomenzar” San Josemaría Escrivá

Anuncios

2 comentarios en “¿Depresión postvacacional?

  1. ¿Te cuento un secreto? Estoy echando un poco de menos tus palabras, si te digo la verdad empecé con mi blog al tiempo de leer el tuyo. Leí todas tus entradas, te seguí en twitter, en facebook y en instagram. Me sentí y me siento identificada con lo que escribes, y llevo tiempo esperando una nueva entrada, comprendo que hay momentos en los que no sientes necesidad de escribir o no encuentras el momento para hacerlo. Y espero sinceramente que no lo hayas dejado. Gracias por compartir con nosotros tus palabras. Rezo por ti. Un abrazo.

    1. ¡Muchísimas gracias por tus palabras, Tania! Es un honor leer que mis entradas han servido para tanto, de corazón. Es una sensación muy muy gratificante, porque el que escribe, escribe para alguien. Conocer a ese alguien, ponerle nombre y cara, es insuperable.
      No tengo pensado dejarlo, para nada. La culpa de que haya transcurrido todo este tiempo sin publicaciones ha sido de la agenda, que acaba por apretarse tanto que no deja lugar a huecos… Tu comentario me servirá de estímulo para retomarlo con ganas. De hecho, tengo algún que otro borrador esperando ser publicado.
      ¡Gracias una vez más! Has sido muy providencial 😉
      Rezo por ti yo también. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s