Por eso escribo

462739_969418047_sonrisa_H174816_LSientes alegría. Sonríes, miras con otros ojos, todo es mejor, hay menos malos cerca. La sangre corre dentro de ti con una frescura que despierta cada uno de tus rincones, como la sensación de zambullirte en la piscina el día más caluroso de agosto. Rebosas, y porque rebosas, la compartes. Muchos preguntan por qué y otros se quedan en la extrañeza silenciosa sin atreverse a rellenar los interrogantes con palabras.

La alegría tiende a compartirse, porque sabe que es su único modo de sobrevivir. Necesita crecer, porque cuando se queda estancada, acaba desapareciendo. Necesita el brillo de dientes que hacía tiempo que no asomaban en una carcajada y los destellos de los ojos que consiguen decir ellos solos más que lo que los labios pronuncian unos centímetros más abajo. Necesita compartirse porque es imposible un abrazo de una sola persona.

Por eso escribo, tuiteo, cuento, whatsappeo, hablo cara a cara… porque sé que mi alegría quiere no ser solo mía y porque he descubierto que la de los demás es su mejor aliada para no extinguirse. Por eso te pido que lo escribas, lo cuentes, lo tuitees… porque quiero saber qué te hace tan feliz, quiero que haga felices a otros y quiero que puedas volver a leerlo cuando creas que la alegría se ha pasado cuando solo se ha ido a dormir. ¿Me acompañas?

“¡No os guardéis a Cristo para vosotros solos! Comunicad a todos la alegría de vuestra fe” Benedicto XVI

Anuncios

4 comentarios en “Por eso escribo

  1. ¡Por eso te leo! Porque compartes la alegría de virvir, de vivir el Evangelio; la alegría de vivir una aventura, una buena aventurado al lado de Jesús. Porque las palabras, tus palabras, me hacen ver que no estoy sola, que camino junto a más personas que comparten el mismo ideal que yo.
    Por eso mismo escribo, cuento, tuiteo y, si hace falta, canto porque mi felicidad reside en dar a conocer a Quién me hace feliz: Jesús.
    Sí, te acompaño y una vez más gracias. Rezo por ti. ¡Te leo!

    1. ¡Tania! ¡Encantado de leerte de vuelta por aquí!
      Muchas gracias por tus palabras. Nunca te sientas sola, y menos en nuestro camino, que es en el que más rodeada te puedes sentir. Aunque no seamos conscientes habitualmente, a diario son millones los que comparten con nosotros lo más importante de nuestras vidas. Eso da muchísimas fuerzas.
      Sigue dejando que escape de todas esas maneras tu fe, para que alcance a otros y les llegue lo más adentro posible.
      ¡Nos acompañamos entonces! Y en la oración también 😉
      Un abrazo

  2. Dios te bendiga hermano y felicidades por este destello de fe y armonía entre el alma y el Ser más grande que nos ama desde siempre. Felicidades de nuevo y ánimo te mando un sincero y fuerte abrazo desde Zamora Michoacán, México.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s