Muchas palabras, una Palabra

e48e40ea3c76e8cd95b29f1e3fe3d514.jpg

Tenemos habilidad para no valorar lo que poseemos. En ocasiones, hasta que lo perdemos, en otras basta con que alguien nos haga caer en la cuenta de la importancia de eso que, por estar acostumbrados a ello, pasamos por alto. Es el mal que sufren las palabras, que se han ido desgastando por el uso hasta perder ese brillo que debía mostrar algo tan exclusivo y trascendente.
Las palabras son capaces de transportar sentimientos, de conectar personas, de ordenar ideas. Son el puente por el que nos asomamos a una parte del mundo que sólo se expresa en trazos alfabéticos: los nombres, nuestra historia, la ciencia y tantas otras disciplinas por las que el hombre ha ido conociendo y conociéndose. Las palabras son, al fin, el punto en que Dios y el hombre se encuentran en una Palabra que fue creadora y que fue encarnada.
En el principio, y en nuestro principio, ya existían las palabras. En el final también existirán. Es en el camino donde tenemos que velar para no arrebatarles su sentido, no sea que terminen convertidas en un ruido más de esos que no nos permiten escuchar. No sea que estemos acostumbrados a su sonido y olvidemos que nos podemos encontrar más profundamente con Ella.

¡Feliz Navidad! Feliz encuentro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s