Este es el momento

14-Lead-Change_thumb¿Tienes un papel a mano? ¿Y un minuto de tu tiempo? Te propongo que hagamos juntos un ejercicio: escribe “1440”. Son los minutos que tiene cualquiera de nuestros días. Ahora réstale 1, que es el minuto que me acabas de dar, y resta los correspondientes a las horas que pasas durmiendo. ¿Cuántos te quedan? ¿Suficientes para hacer algo por alguien o por ti mismo? Entonces podemos seguir adelante.

Probablemente hayas escuchado muchas veces las consignas que aseguran que puedes hacer algo por los que tienes cerca, que está en tu mano acabar con esto o con aquello, que los grandes ideales te necesitan para poder comenzar a hacerse realidad… Quizás lo hayas escuchado tantas veces que te hayas inmunizado a ello y seas impermeable a estos llamamientos. Quizás hayas tenido más suerte y todavía sigan removiendo algo en tu interior. Puede, incluso, que me esté equivocando, y tengas la dicha de seguir dejándote mover por todas las causas justas que te piden poner algo de tu parte para comenzar a mejorar el mundo. Si te identificas con los dos primeros casos, te diré que ha llegado el momento de implicarse, de comprometerse, de poner por obra todas esas buenas intenciones que te hacen sentir bien. ¿Ahora? ¡Sí, ahora! Antes no porque no has movido un dedo, y después tampoco porque hay causas que no pueden esperar más para que alguien más las defienda. Mira la hoja con la operación que has hecho al principio, ese es el tiempo que tienes cada día para que tu vida se invierta en lo que crees que merece la pena, en lo que ayuda a todos (a los demás y a ti mismo), en lo que consigue transformar el mundo del que te quejas en un lugar más humano e, incluso, más divino, que es para lo que estamos aquí.

El tiempo que está pasando es el lugar en el que estás llamado a hacer algo grande. Tú, personalmente, porque si estás leyendo esto es porque le debes a varias personas haber aprendido a leer y a tantas otras cosas. Tú, en ese tiempo concreto, porque no lograrás mejorar nada cuando ya no estés aquí. Tú, porque Alguien ha creído en ti, te ha pensado y te ha creado como eres para que puedas llevar adelante lo que te pide. ¿Que existe el mal, las dificultades? Sí, pero también existes tú, nosotros, y no estamos solos en esto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s