Me haces mucho bien

img_5910.jpgEl “nuevo” curso, que ya ha llegado a su ecuador, vino cargado de personas nuevas: en la casa, en la parroquia, en la Red, en varios círculos de los que tejen nuestra vida… Junto a ellas, muchas de las que estaban renovaban el contrato de seguir aquí al lado: compartir lo bueno y lo malo, atravesar juntos los momentos y superar las dificultades y errores. Y con todas estas caras moviéndose cerca, no he podido evitar pensar más de diez y de veinte mveces en estos meses: “me haces mucho bien”. Esta entrada es un pequeño homenaje a todos ellos: a los que habéis puesto lo mejor de vosotros en mí, y a los que lo hacéis con quienes conocéis.

Creo que es la clave de una amistad y de las mejores cosas que puedes decir a otra persona. Por encima de lo bueno que sea, de las cualidades que tenga, de sus éxitos, de las oportunidades que te abra conocerlo… que alguien te haga bien es el pasaporte a crecer como persona y, sobre todo, a crecer juntos, aprendiendo, descubriendo y corrigiendo juntos los pasos. Es la prueba más clara de que ninguno de nosotros nos valemos del todo por nosotros mismos: somos dependientes de los otros, que nos enseñan casi tanto como necesitamos aprender para Vivir con mayúsculas. Unos más y otros menos, pero quizás sean los que parece que menos lecciones traen consigo los que resultan ser expertos y llenan ese espacio que guardamos dentro de nosotros para los que vienen de fuera. “Hacer bien” a alguien es mucho más que colmar sus intereses o satisfacer sus expectativas: es mejorar un poco más su forma de vivir, aunque para ello a veces sea necesario llevarlo hasta un límite en el que ninguno de los dos os gustaría veros. Es una tarea de valientes: de los que saben que arriesgan para que todos ganen, y prefieren compartir lo que han ganado ellos porque en el fondo están convencidos de que no es mérito solo suyo. Hacer bien a alguien es asumir la misión de transformar vidas para que cada vez haya en ellas más de la luz y la alegría que deberían colmarlas, y menos oscuridad de la que se contagia y se vende a diario. Hacer bien es, además, algo gratuito, rebosante, adictivo, sorprendente y muy muy humano.

Personalmente, estos han sido meses de comenzar a sanar heridas, de salir de trincheras en las que el barro se pegaba a las botas, de reencontrarme con la ilusión y la vida que otros reflejan, de perdonarme y dejarme perdonar errores, de recuperar y redescubrir tantos porqués que dan sentido a cada día… Y si de algo puedo presumir es de que ha sido gracias a los que han ido coincidiendo en mi mismo carril, algunos más cerca, otros más lejos, algunos incluso sin pretenderlo y otros con el firme propósito de desmontar mis muros. Personas con las que Dios hizo de la casualidad y la coincidencia una oportunidad para llegar hasta dentro. Personas que hacen mucho bien, y eso, su hacer, habla por sí solo.

Gracias.

Anuncios

Un comentario en “Me haces mucho bien

  1. 💯💯💯💯💯💯💯 gracias Javi por siempre estar ahí y por ser una persona que “ME HACES MUCHO BIEN”, ojalá comencemos muchos más cursos juntos, como empezamos este hace 5 meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s